La mujer en la Iglesia

Soni Vargas

Aguda y profética fue una de las proclamaciones del Concilio Vaticano II: “saber leer los signos de los tiempos”. Una reflexión sobre el rol de la mujer en la Iglesia.

La Iglesia prudente y muchas veces aferrada a sus tradiciones se ha tomado siempre su tiempo para entrar en diálogo y relación con los grandes signos de los tiempos. Lo demuestra, por ejemplo, el proceso lento y largo de su diálogo con la ciencia moderna.

El lugar de la mujer en la Iglesia es un signo de los tiempos y es, además, una exigencia del hoy. Es un gran desafío que tiene que superar y dar un nuevo significado a la figura de María.

María es el icono de la mujer cristiana, es un icono estigmatizada con clásicas características de sumisión: “la esclava del Señor”, la silenciosa: “guardaba todo en su corazón”, la humilde, capaz de sufrir hasta las últimas consecuencias: “una espada traspasará tu corazón”.  La figura femenina en la Iglesia ha seguido estas huellas, su presencia es esencial pero invisible.  Lo recordaba recientemente el Cardenal Kasper: “Sin la presencia de las mujeres cerramos enseguida las parroquias”.

Sin embargo, el rol de la mujer hoy en la Iglesia exige una presencia visible, pública, de mayor responsabilidad. La Iglesia necesita respirar con dos pulmones: el genio femenino y la jerarquía.

Lo aclaraba muy bien Papa Francisco en la entrevista que brindó los periodistas que viajaban con él, regresando de la JMJ, “creo que aún no hemos hecho una teología profunda de la mujer en la Iglesia. Solo puede hacer esto o aquello, ser monaguillo, leer las Lecturas o ser presidenta de Cáritas… ¡Pero hay más! Es necesaria una profunda teología de la mujer” y más adelante “La Virgen María era más importante que los apóstoles, los obispos, los diáconos y los sacerdotes”

En este 8 marzo queremos augurar a la Iglesia de abrir nuevas instancias al genio femenino: voz y voto en los futuros sínodos y no sólo una presencia silenciosa; puestos de responsabilidad en los Consejos Pontificios y no sólo secretarías.

“La Iglesia sin la mujer es un cuerpo mutilado” (Kasper, 2014).

Este artículo fue publicado en la revista Ciudad Nueva:

http://www.ciudadnueva.org.ar/areas-tematicas/iglesia/la-mujer-en-la-iglesia

Esta entrada fue publicada en Haciendo Teologías. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La mujer en la Iglesia

  1. Aurora Martino dijo:

    Totalmente de acuerdo con estos comentarios. Agrego algo más, ¿cuándo han escuchado en las lecturas de la Misa pasajes de enormes mujeres bíblicas?
    Leemos o escuchamos Génesis, Profetas, Epístolas, Hechos, obviamente, Evangelio. Aparecen mujeres del Nuevo Testamento como María, María Magdalena, Marta y algunas otras en la Resurrección, pero nunca oí una homilía donde se destaque el carácter de discípulas que tenían María y Marta de Betania, María Magdalena, Susana. En cuento a las mujeres en el Libro de los Hechos y en las Epístolas ¿´cuánto sabemos de Priscila, Eunice, Rosa, Evodia y tantas otras que misionaron a la par de los hombres en aquellos difíciles momentos donde la lucha era nada menos que defenderse del poder del Imperio Romano

  2. This is to share my concern about the conflation of patriarchal gender ideology with revealed truth about humanity and the sacraments:

    Meditations on Man and Woman, Humanity and Nature
    http://pelicanweb.org/CCC.TOB.html

    These meditations are based on my understanding of St. John Paul II’s Theology of the Body and the Catechism of the Catholic Church.

    Themes: Patriarchy, Flesh, Sacraments, Church, Solidarity, Sustainability, Mercy

    In Christ,

    Luis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>